Revista Médica de la Junta de Beneficencia de Guayaquil

martes
13 de noviembre de 2018
Tamaño
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Número actual Revista Médica Junio Vol.4 No.1

Revista Médica Junio Vol.4 No.1

E-mail Imprimir PDF
Compartir

portada_revista_junta_medicaMEDICINA MODERNA: EL ROL DE LOS PROTOCOLOS Y EVIDENCIAS

Es una realidad que el desarrollo de nuevos recursos tecnológicos dirigidos al sector de salud ha transformado la práctica médica. Estas prácticas se construyen cuando la institución desarrolla una política sólida de gestión del conocimiento, basada en la adopción de registros digitales, a través de bases de datos de fácil acceso para los profesionales habilitados.

Dicho acceso a la información facilita la toma de decisión basada en las mejores evidencias científicas abordadas por la comunidad médica. La medicina basada en la evidencia, integra la experiencia y la habilidad clínica con el conocimiento y las preferencias de los pacientes para una toma de decisiones fundamentada en datos e información cuya veracidad y exactitud estén rigurosamente comprobados; o sea una práctica basada en los resultados de investigación de la mejor calidad. Y es este el concepto que gobierna hoy la metodología conocida como “manejo de la enfermedad”, lo cual quiere decir un enfoque de atención que coordina en forma comprensiva la totalidad de los recursos de un sistema de atención de la salud que complementa las herramientas tecnológicas que evolucionan y revolucionan el medio sanitario.

La variabilidad en las conductas junto al crecimiento exponencial del volumen de información publicada y al adviento de la medicina basada en evidencias han impulsado la comunidad científica buscando uniformidad en la asistencia prestada para que se reduzcan los eventuales errores de diagnósticos y para que la calidad de los servicios sea superior. Es ahí que el protocolo clínico ocupa un papel de destaque. Ambas herramientas, una consecuente de la otra, son básicas en el incesante espiral de la calidad asistencial que no desaparecen en el tiempo sino que se van perfeccionando, aportando medios que preservan la seguridad y autonomía de los pacientes y la racionalidad en el uso de los recursos que cumplen los requisitos de pertinencia que demanda la sociedad. Su correcta aplicación constituye y promueve una calidad asistencial preventivo-curativa suprema.

alt

Descargar Revista

Compartir
 
Última Actualización:
11-10-2018 20:30
[cached @10:50]

Suscripción a Boletín